ESTEBAN MARTINENA LUS

L.1131713.- ESTEBAN BENITO MARTINENA LUS, fue el tercer hijo de Antonio Martinena Buisán (Buissant) y el segundo de Joaquina Lus Ardanaz. Nació en Tafalla, el 26 de diciembre, festividad de San Esteban, del año 1857.

Como suele ser frecuente, es el tiempo de su infancia del que menos datos tenemos. En 1876 termina la última guerra carlista y a Tafalla vuelven muchos de los mozos que estuvieron combatiendo del lado conservador en el Ejército Vasco-Navarro. Al año siguiente Esteban entra en quintas y es destinado al recién formado  Regimiento de Infantería España nº 48, con base en Melilla.

Esteban Martinena Lus
Esteban en el Casino
Esteban en el Casino

Es muy probable que durante su infancia y adolescencia Esteban estudie música. De hecho, durante el servicio militar, ingresa en la banda de su regimiento y permanece en ella por un periodo de tres años. Era el tiempo que duraba la “mili” de aquella época. En 1885 consigue la plaza de pianista en el Casino Español. Su hermano Marcelo ya trabajaba en él. En ese puesto permanece durante 18 años, simultaneándolo con la impartición de clases de música. La foto que acompaña esta líneas pertenece a esa época.

Boda de Esteban Y Camerina
Boda de Esteban y Camerina

En 1899 se casa con CAMERINA LORENTE GAMBARTE. Camerina era natural de Tafalla. Nació  el 21 de Agosto de 1862 y era hija  hija de Julián Lorente Moreno y Mª Andrés Gambarte. El bautizo se celebró en la Iglesia de San Pedro. La madrina  fue Isabel Lorente (de Beire).

El matrimonio se celebró en la parroquia de San Pedro, el 25 de Abril de 1899. Esteban contaba 42 años y Camarina, 37. La ceremonia fue presidida por Gabino Arrarás y fueron testigos Adolfo Huarte de Mendicoa y León Garro entre otros. Como ya hemos comentado en otra parte, Gabino Arrarás fue el director y alma del conjunto musical “El Sexteto Tafallés”.

En 1900 y 1901 estudia armonía en la Academia de Música de San Sebastián, obteniendo diplomas acreditativos con calificaciones de notable y sobresaliente.

En 1903 se  desestima por parte de la Diputación Provincial la solicitud presentada por D. Esteban Martinena, de Tafalla, sobre que se ordenara la reconstrucción inmediata por cuenta de los fondos provinciales, de una parte de su finca que se asienta sobre la cuneta de la carretera.

A principios de 1904 es conocedor de que D. José Vión piensa presentar la dimisión como director de la banda de música de Tafalla. Vión era director desde 1897 y era muy conocido porque en 1899 obtuvo el primer premio en el Certamen Internacional de Bandas celebrado en Lourdes.

El día 1 de Abril, Esteban escribe una carta al Ayuntamiento en la que argumentando que “para que no haya motivos de desorganización entre los individuos que componen la banda” se ofrece a encargarse interinamente de la dirección de la banda en las mismas condiciones que ha tenido el Sr. Vión.  El sueldo era de 780 pesetas al año. La respuesta del Ayuntamiento es positiva y en el mismo abril de 1904, siendo alcalde Alfonso Huarte, se le nombra interinamente director de la banda municipal de Tafalla. Tal asunto es recogido por la prensa y el corresponsal expresa su deseo de que el nombramiento llegue a ser en propiedad: “Es de esperar, atendidas las altas dotes musicales que concurren en tan notable y estudioso músico, aparte de ser hijo de la localidad, que el nombramiento en propiedad de director de la mencionada banda, recaiga en favor de dicho señor”.

Banda Música 1898
Banda de Música de Tafalla (1898)

En mayo de ese mismo año se abre el plazo de presentación de instancias para la provisión definitiva de la plaza de Director y el 16 de ese mes Esteban presenta su instancia. Junto a la suya, doce aspirantes más: de Pamplona, de Zaragoza, de Zumárraga, León,… Junto a la instancia, su currículo y en él dos argumentos de peso: Por un lado, ya está desarrollando la labor de forma interina desde hace algo más de un mes y, segundo, como profesor de música ha enseñado a muchos “educandos” que en ese momento son músicos de la banda municipal. El día 28 de Mayo, tras la votación, es nombrado, en propiedad, músico-director de la Banda de Música de Tafalla.

El 8 de diciembre de 1904 da su primer concierto en el templete de la plaza de Navarra, y parece un éxito a tenor de las críticas. En poco más de 6 meses había conseguido educar musicalmente a niños de corta edad que en la mayoría de los casos carecían de conocimientos previos. El corresponsal en Tafalla, que siempre apostó por la idoneidad de Esteban para el puesto, arremete desde el Diario de Navarra, contra los críticos de la designación: “El feliz resultado obtenido por el señor Martinena pone de manifiesto el ímprobo trabajo que se ha tomado para conseguirlo, a la vez que es la más elocuente refutación de los cargos que intentaban hacerles algunas personas a los tres o cuatro meses de haberle encargado la formación de la banda, porque esta no se hallaba en disposición de amenizar el paseo y sin tener en cuenta lo por mi dicho más arriba de que casi todos los educandos no tenían ni nociones de lo que era la música, si bien es verdad también que los críticos se encontraban a la misma altura en el arte nacional”. Una defensa sin fisuras.

En las fiestas de agosto de 1905 recibe, de nuevo, muy buenas críticas por sus actuaciones: “La banda municipal que con tanto celo y acierto dirige el inteligente músico D. Esteban Martinena, interpretó a las mil maravillas un escogido programa compuesto de las mejores obras de su variado repertorio. Al final de cada una escuchó muchos y muy merecidos aplausos“. La banda en este momento está compuesta por 31 músicos entre los que figuran Pedro Martinena Inchauspe y Juan Martinena (suponemos que Deán).

El 1 de Enero de 1906, por la noche, la banda municipal dirigida por Esteban, obsequió una serenata al nuevo Ayuntamiento, recién nombrado y del que era alcalde Manuel Bayona, Bayonica, formando parte del consistorio, entre otros, Julio Oger, Jesús Gorría, Gabriel Aldaz, Manuel Valencia, Escolástico Flamarique, Atanasio Mutuberría. Según informa la prensa del día 3 “los señores que componen el nuevo municipio, se reunieron en fraternal banquete en el Nuevo Casino, reinando durante la comida la mayor alegría y buen humor“. Está sería una de las últimas intervenciones de Esteban al frente de la banda, pues en septiembre de 1906 presenta una instancia en el ayuntamiento por la que renuncia al cargo por traslado a otro punto que a la fecha desconocemos. La corporación acepta la renuncia, se consigna un voto de gracias haciendo constar que el cargo ha sido desempeñado a satisfacción y acepta el ofrecimiento de quedarse hasta el momento de su partida.

El tiempo que transcurre entre 1906 y 1919 es un pequeño misterio. Sabemos que en Agosto de 1919 es miembro de la junta de la Conferencia de San Vicente de Paúl (Esparza) pero más tarde, durante buena parte del mes de noviembre de 1920, Esteban publica anuncios en el Diario de Navarra en los que se ofrece como profesor de solfeo y música en casa y a domicilio. En ellos refiere estar de nuevo en Tafalla. Vive en la calle Cadarso, nº 11, segundo, pero desconocemos de donde vuelve. En este momento ya tiene 63 años. Una de las vías de investigación, aún abierta, pretende situar a Esteban en Huarte Araquil, durante estos años, como organista de su iglesia, pero no ha sido confirmada.

Anuncio Esteban
Calle cadarso

En la fotografía inferior puede verse a Esteban (*) y Camerina (a la izquierda de Esteban) en lo que creemos que es el patio del Hotel del Comercio junto a Nicolás Martinena Flamarique,  parte de su familia y Julio Martinena Deán. La foto debe estar tomada en torno a 1920. Gracias a los libros de matrícula de la parroquia de Santa María, podemos saber que entre 1924 y 1926 aparece viviendo en la plaza de Cortés nº 4 – 3º (en la actualidad nº 3).

En casa de Nicolás Martinena
En casa de Nicolás Martinena

En junio de 1926 se traslada a Ujué, donde ya estaba Camerina y ese mismo año es nombrado organista de la Iglesia de Santa María la Real de la villa realenga. En 1930 aparece como tal en el Anuario Musical de España (Biblioteca Nacional)

En 12 de Marzo de 1930, muere en Ujué su esposa. No tienen descendencia.

En septiembre de 1930 viaja de Ujué a Huarte Araquil.

El 8 de septiembre de 1931 y ante la inminencia de una intervención quirúrgica hace testamento donde determina que quiere ser enterrado en Ujué. En él reparte sus escasos bienes entre sus familiares, especialmente sus sobrino. Resulta notorio que no cita a los últimos hijos de Marcelo. Fallece el 24 de febrero de 1932 a los 75 años de edad.

Esquela-Camerina