Arriba

 

TAFALLA

JUANA BARRIO IDOY

LA MADRE JUANA

                                                 

No todos los autores están de acuerdo en la existencia del denominado MATRIARCADO VASCO. Posiblemente, más que una forma de organización política, se tratara de designar el papel fundamental que desarrollaba la mujer en el baserri (caserio), donde toma muchas decisiones y asume toda la responsabilidad, convirtiéndose así en el elemento aglutinador de la familia.

JUANA NICOMEDES BARRIO YDOY era una mujer urbana, nacida y criada en Tafalla y, por tanto, alejada del concepto ancestral de MATRIARCA. Sin embargo, y esto es completamente arbitrario, las referencias de algunos de quienes la conocieron hacen que parezca la representación visual de la matriarca vasca. Imagen que contrasta radicalmente con el efecto que tiene sobre los hijos del segundo matrimonio de su marido Marcelo, que abandonan pronto el hogar común.

La madre Juana, como así se le conocía, no vivió en el siglo XXI. Sin embargo, su nombre se desliza sutilmente a través de las generaciones y de la geografía de sus descendientes, inserta en el imborrable recuerdo que dejó. Llega hasta nuestros días envuelta en amables anécdotas y aromáticas recetas, como uno de los pilares más firmes de las familias de los últimos hijos de Marcelo.

Una de sus cualidades más renombradas era la de ser una excelente cocinera. Todavía hoy en varias familias de Martinenas se sigue degustando su tortilla en salsa, una receta sencilla que transforma huevos, harina, leche y perejil en una delicia para el paladar. Cuentan de ella que viajando en autobús a Pamplona se encontró con un paisano, que exclamo al verla: - !Que buenos colores tienes, Juana!; a lo que, presta, contesto: - Porque como chilindrón. Y es que sus platos de chilindrón han traspaso también la barrera del tiempo. De estas dotes culinarias podría venir el sobrenombre de la "Bizcochada", o quizá de su gusto por las natillas con galletas.

Juana, como ya hemos comentado, era de Tafalla. Nació un 24 de Junio de 1866 y fue bautizada en la Iglesia de Santa María. Su genealogía está afincada en la ciudad por al menos tres generaciones del lado de su  padre, JUAN BARRIO CEMBORIAN, hijo de Manuel Barrio, concejal carlista. Por parte de su madre, MARÍA YDOY VILLALBA, el origen tafallés alcanza no menos de cinco generaciones. (El apellido IDOY es de origen navarro, existiendo documentación acreditativa desde el año 1279)

Queda huérfana de padre antes de los treces años, y su madre MARIA YDOY, contrae nuevo matrimonio con NICASIO GUIRGUET ORTASUN en 1880. Por la edad, es fácil imaginar que Nicasio tuvo gran influencia en el desarrollo personal de Juana. NICASIO GUIRGET ORTASUN era un personaje relativamente relevante en la sociedad tafallesa. Junto con otros funda el "Nuevo Casino" en 1886, que dos años más tarde se instala en el número 9 de la Plaza Nueva. Es propietario de la casa en la que vive con María y Juana en el número 11 de la calle Misericordia. Posteriormente emigra a Argentina con Maria y sus hijas, Petra y Julia Guirguet Idoy. María decide volver a Tafalla, mientras Nicasio permanece.

El 7 de enero de 1884, lunes, con solo 18 años y por pura casualidad, ve como en la Iglesia de Santa Maria, MARCELO MARTINENA LUS, que ya tenía 30 años, contrae matrimonio con INÉS JOAQUINA DEAN RUIZ. Más tarde, ella misma reconocerá que si, en aquel momento, alguien  le asegura que ella también se casará con Marcelo veinte años más tarde, lo hubiera tildado de loco.

El 15 de Abril de 1891, con 24 años, contrajo matrimonio con Antonio Labat Berruezo, también natural de Tafalla, de 26 años de edad, hijo de Pascual y Concepción. Antonio Labat muere joven, presumiblemente antes de cumplir los 38 años. De aquel matrimonio, tiene 5 hijos de los que ninguno llega a cumplir más de 5 años. En alguna ocasión refiere que no hay dolor más inconcebible que el de la muerte de un hijo. Ella debe pasar por esa experiencia más de una vez.

El 27 de septiembre de 1904, se casa en segundas nupcias con MARCELO MARTINENA LUS, aquel a quien había visto casarse hacia ya más de 20 años. Para él, con 50, es su tercer matrimonio y aporta a la familia una prole de nueve hijos con edades comprendidas entre los 22 y los 5 años.

La convivencia entre las hijas mayores de Marcelo y Juana presenta serias dificultades. Juana no es una mujer de carácter fácil. El ambiente del Casino, donde viven, no le parece el más adecuado para unas jóvenes en edad de merecer y la disciplina que intenta imponer hace que aparezcan roces con frecuencia. Juana tiene 38 años y María Blanca, la mayor de las hijas  de Marcelo, ya tiene 18 años. La fricción entre dos temperamentos fuertes se hace inevitable. Este es uno de los motivos por los  que existen distintas versiones sobre la madre Juana, dependiendo de la procedencia de quien la cuenta.

Con Marcelo, en breve, tiene dos hijos más: Esteban Benardino (1905) y Mercedes Martinena Barrio(1906). Juana no puede disimular la predilección por los hijos propios, lo que es motivo de nuevas desavenencias.

Marcelo cae enfermo de una afección hepática y muere en 1922. Esto supone la pérdida de la única fuente de ingresos y del domicilio que tenían en el Casino. Juana alquila casa en Tafalla, donde se traslada con sus dos hijos y durante unos años trabaja en casa, junto a su hija Mercedes de 16 años, como costurera de los Escolapios. Este trabajo, con la inestimable ayuda de Julio Martinena Dean, le servirá al final de su vida para obtener una modesta pensión estatal.

El 11 de Julio de 1928 se casa su hija Mercedes  con Teodoro Martínez y se traslada  con ellos a Zaragoza. A esta ciudad se traslada también, más tarde,  su hijo Esteban. En la ciudad del Ebro tendrá que asistir a la muerte de su nuera Concepción la mujer de su hijo Esteban. Junto con Mercedes intenta suplir esta ausencia y se encargan de la intendencia de la familia de su hijo mayor. Un poco más tarde muere Teodoro, su yerno, y finalmente su propio hijo Esteban. Ya eran demasiadas veces las que había tenido que superar ese dolor inconcebible. Poco tiempo después, fallece. Era el año 1953 y contaba con 87 años.